Control de alimentación

Control de alimentación

Muchas personas creen que las palomas necesitan del aporte de comida por parte del hombre para subsistir, sin embargo esto no es cierto, las palomas no necesitan comida complementaria como no la necesitan las urracas, los gorriones, los estorninos, las ratas, etc., por lo general todas las ciudades disponen de restos alimenticios suficientes para que estos animales puedan sobrevivir en este hábitat tan peculiar. La paloma no es un animal doméstico que ha sido abandonado en la calle (como el caso de los gatos domésticos) sino un animal silvestre que ha elegido vivir cerca del hombre por las ventajas ecológicas que este ecosistema le aporta.

 

Algunas personas alimentan a las palomas y otras aves mediante el aporte de pan mojado, sin ser conscientes de que este tipo de alimentación, además de ensuciar las calles y crear conflictos entre vecinos, es pobre en vitaminas, debilita la salud de las aves y las hace más vulnerables a las enfermedades y a los parásitos. Además las palomas pueden obtener sus requerimientos diarios en unos pocos minutos con lo que les queda mucho tiempo libre que dedican a la cría con el consiguiente aumento de la población. Esto unido a la ausencia de predadores da lugar a altas densidades de palomas lo que conlleva, a su vez, a condiciones de vida poco higiénicas donde aumentan las enfermedades y los parásitos (Haag-Wakernagel, 2000).