Paloma doméstica

Paloma doméstica

La paloma doméstica que hoy encontramos en prácticamente todas las ciudades es la paloma bravía o Columba livia.

El hombre decidió domesticar a la paloma, hace aproximadamente 10.000 años, en la revolución agrícola del neolítico. Las primeras noticias de palomas callejeras datan de los tiempos de la Alta Mesopotamia. Documentos de la época escritos con sangre hablan de un pájaro callejero conocido por sus excrementos y, sin duda, esta descripción de nuestros antepasados se ajusta mucho a las características de la paloma que tenemos en la actualidad.

Los romanos también tienen muchas alusiones a las palomas urbanas. Escritores de la vieja Roma comentan en sus escritos cómo las palomas escogían los tejados de las casas para criar. La isla griega de Tinos es también conocida por sus palomares. En su tiempo las familias poseían una capilla y un palomar como símbolo de estatus. Cada palomar podía acoger aproximadamente 100 parejas.