Plan de gestión

Plan de Gestión

Mejora del estado sanitario de la población de palomas.

Esto repercute sobre la mejora de las condiciones de salubridad del entorno.

Control de la natalidad. Esta práctica permite mantener un censo estable de individuos, evitando su incremento indiscriminado, y por consiguiente la saturación del entorno y el deterioro de las condiciones de salubridad.

Control de las zonas de nidificación con la instalación de palomares. Lo que supondrá una minimización de las molestias en algunas zonas de la ciudad.

Información de la prohibición de dar de comer a las palomas, por personal no autorizado. Se tendrá que hacer todo el esfuerzo necesario para que se comprenda que dar de comer a las palomas es contraproducente para todos, pero especialmente para las propias palomas.

Recomendaciones para evitar la presencia de palomas en edificios, especialmente de tipo de saneamiento y disuasorias.

Información y comprensión de la ciudadanía de les medidas adoptadas y de los beneficios que comporta.

Colaboración e implicación de voluntarios y asociaciones de defensa de los animales, las cuales ven cumplida la exigencia de protección y respeto a los animales. En este sentido no debemos de olvidar el hecho del beneficio para la salud de algunas personas que supone el tener a su cuidado a los animales.

Mantenimiento del equilibrio persona/animal y conseguir, así, una convivencia armónica tal y como por otra parte dice la Ley de Protección de los Animales.

Tags: estado santitario, natalidad, nidificaciones,convivencia