Riesgos sanitarios para la industria avícola

industria avicola

Entre los patógenos aviares de mayor riesgo para la industria avícola que pueden albergar las palomas se pueden mencionar a los virus causales de la enfermedad de Newcastle e Influenza aviar. De acuerdo con nuestros estudios, la población de palomas de vida libre controlada en Santiago no presenta anticuerpos contra estos agentes virales. Esta situación es concordante con el estatus de libre de cepas velo y mesogénicas del virus de Newcastle y cepas del virus de Influenza aviar que ha mantenido nuestro país en las últimas décadas. Así mismo, otros estudios practicados en aves silvestres han corroborado este hecho. Independientemente de la situación actual frente a estas enfermedades, cabe destacar la susceptibilidad de esta especie a estos agentes catastróficos.

 

Esta característica las hace ser altamente indeseables en casos de eventuales de brotes de enfermedad por su capacidad para diseminar la enfermedad a otros planteles avícolas, dificultando su control.

A diferencia de los problemas virales mencionados, que no se han detectado en Chile en las últimas décadas, la presencia de Salmonella sp. en ellas (Toro et al. 1999), sí constituye un riesgo para la población avícola industrial. De hecho, las palomas pueden diseminar esta bacteria a través de sus heces a gallineros comerciales infectando gallinas y pollos, y subsecuentemente a sus productos derivados (huevos y carne). Por ello los gallineros industriales han optado por disponer mallas que impiden el acceso de aves silvestres al interior de sus estructuras productivas.

Además, hemos podido detectar varios agentes parasitarios tanto específicos como interespecíficos en las palomas de la ciudad de Santiago. Dentro de ellos cabe destacar D. spiralis, G. ingluvicola, Tetrameres sp. y C. obsignata, los que pueden eventualmente afectar a las gallinas comerciales.